ABORTO Y SALUD MENTAL DE LA MUJER

Autor: Justo Aznar

ÍNDICE:


Introducción
Revisiones evaluadas
Comentarios a las cuatro revisiones evaluadas
Corolarios
Bibliografía

Introducción

 

La existencia o no de un síndrome post-aborto o de trastornos psicológicos secundarios al mismo es un tema abierto sometido a debate, ya que los resultados referidos en la literatura son dispares, pues en algunos casos se describe que tras el aborto se puede producir depresión, ansiedad, tendencia al uso de drogas, conducta suicida y predisposición a autolesionarse, pero en otros no se detectan trastornos mentales secundarios al mismo1.

Por ello, nos ha parecido de interés realizar una evaluación de las revisiones más recientes sobre este tema que nos han parecido de mayor calidad, para tratar de evidenciar la posible existencia o no de un síndrome post-aborto, o en su caso de trastornos psicológicos en las mujeres que han abortado.

1. Revisiones evaluadas

Con esta finalidad hemos evaluado cinco revisiones2,3,4,5,6.

La primera2 es la que El “Council of Representatives”de la “American Psychological Association (APA)” encargó a la “Task Force on Mental Health and Abortion”, que se publicó en 2008. En ella se incluyen todos los artículos escritos en lengua inglesa desde de 1989, que evalúan la salud mental de las mujeres que han sufrido un aborto inducido.

El objetivo principal de esta revisión “era recoger, examinar y resumir la investigación científica hasta ese momento publicada en la que se relacionara el aborto con problemas de salud mental de las mujeres”, fijándose especialmente en los siguientes aspectos:

1. ¿Causa el aborto algún daño sobre la salud mental de la mujer que ha abortado?

2. ¿Cuál es la prevalencia de problemas de salud mental entre las mujeres de Estados Unidos que han abortado?

3. ¿Cuál es el riesgo relativo de padecer problemas de salud mental secundarias al aborto comparado con el de aquellas mujeres que han terminado su embarazo por otro procedimiento?

4. ¿Se pueden predecir las alteraciones psicológicas secundarias al aborto?

A nuestro juicio, la principal conclusión de esta revisión sistemática, es que en ella se sostiene que el riesgo relativo de padecer trastornos de salud mental tras un único aborto legal del primer trimestre de un embarazo no deseado y no realizado por razones terapéuticas, no es mayor que el que pueden tener las mujeres que dan a luz por vía natural tras un embarazo no deseado, aunque así mismo indican que en algunas mujeres que han abortado se detectan situaciones de tristeza, pena, soledad y también depresión o ansiedad, pero estiman que no existe evidencia suficiente para demostrar una asociación directa entre aborto y estos problemas de salud mental, si no se excluyen otros factores confundientes.

Otro aspecto de interés de esta revisión es que evalúa por primera vez la presencia en las mujeres que abortan de trastornos socio- psicológicos previos al aborto, que en el caso de existir podrían ser predictivos de una posible respuesta mental anómala en estas mujeres tras el aborto. Entre estos factores predisponentes podrían citarse la percepción de estar estigmatizadas, la dificultad de comentar su problema con alguna persona de confianza y también el bajo apoyo social que tuvieron en el momento de tomar la decisión de abortar, y sobre todo que el embarazo no fuera deseado.

Lo que al parecer sí que se confirma en esta revisión es la existencia de problemas mentales en las mujeres que han abortado varias veces, aunque piensan que ello podría estar más bien relacionado con factores confundientes, especialmente con desequilibrios psíquicos previos de estas mujeres, que hubieran podido predisponerlas a quedarse embarazadas sin desearlo, y consecuentemente a tratar de terminar dichos embarazos con un aborto.

Por todo ello, se concluye que el que la mujer pueda tener problemas de salud mental previamente a abortar puede ser el principal factor de riesgo para sufrir trastornos mentales tras un aborto, aunque se apuesta porque son necesarios estudios más definitorios que determinen de una vez por todas la posible relación entre aborto y salud mental de las mujeres, dada la diversidad y complejidad de sus circunstancias, por lo que estiman que en este momento sacar conclusiones en uno u otro sentido parece prematuro.

Posteriormente, los mismos autores, actualizan los datos de su anterior revisión2, en otra que evalúa cinco nuevos artículos que a su juicio complementan los anteriormente estudiados6.

En el primero de ellos, Taft y Watson7, en Australia, incluyen en su estudio 9683 mujeres de entre 22 a 27 años, detectando la existencia de asociación entre aborto y depresión, aunque también la observan en mujeres que han tenido dos o más partos en relación con las que no los han tenido, lo que de alguna forma quita fuerza a sus conclusiones en relación con el aborto.

En el segundo, Dingle y col8, también en Australia, tras ajustar diversos factores confundientes, comprueban que las mujeres que han tenido un aborto tienen tendencia al tabaquismo y al consumo de drogas, exceptuando la marihuana, así como tendencia a padecer depresión y ansiedad, cuando las comparan con el grupo de mujeres que no han abortado, aunque a este hallazgo se le puede quitar valor si se tiene en cuenta que también muestran tendencia la tabaquismo y al consumo de drogas, excepto marihuana, las mujeres que han perdido un embarazo, cuando se comparan con el grupo de mujeres que nunca han estado embarazadas.

El tercero es de Fergusson y col1que evaluaremos en detalle más adelante.

El cuarto es el realizado por Pedersen, en Noruega, en el que se valora la posible asociación entre aborto y depresión en dos grupos de mujeres, uno de menores de 20 años y otro de hasta 27. En dicho trabajo se incluyen 40 mujeres que han abortado, 27 que han tenido un niño tras un parto normal y 700 que no han estado embarazadas en su adolescencia y juventud, encontrando que no existe diferente tendencia a la depresión entre los tres grupos. Pero en cambio, las mujeres que habían abortado hacia la mitad de la década de los 20 años mostraban índices de depresión significativamente mayores que las mujeres que no habían estado nunca embarazadas, pero no mayores que las que habían dado a luz por vía normal en esa misma época.

El quinto artículo es el de Steinberg y Russo10, en el que se detectan que las mujeres que habían abortado no tenían mayor incidencia de ansiedad y otros trastornos psicológicos, que las mujeres que habían parido normalmente, pero en un análisis posterior encuentran que las mujeres que habían abortado varias veces tenían mayor incidencia de ansiedad que las que no habían abortado.

La tercera revisión3 se centra especialmente en los problemas de salud mental secundarios al aborto a más largo plazo, pues se incluyen solamente estudios en los que el seguimiento de las mujeres tras el aborto ha sido de 90 días o más. En ella se analizan 700 artículos, de los que solamente 21 incluyen un grupo control. En esta revisión destaca el hecho de que los cuatro artículos de mayor calidad técnica no encuentran una relación entre aborto y la salud mental de las mujeres que han abortado, cuando se compara con un grupo control de mujeres que no han abortado. Sin embargo, en otros estudios de calidad metodológica inferior no encuentran de forma tan explicita esta falta de correlación entre aborto y salud mental. En efecto, en otros ocho de estos estudios los autores reportan que tres no mostraban trastornos de salud mental en las mujeres que habían abortado, que otros tres mostraron resultados inconsistentes, y dos, mayores problemas de salud mental en las mujeres que habían abortado que las del grupo control.

De todo lo anterior los autores concluyen que no se puede establecer de forma fehaciente la existencia de una relación entre aborto y problemas de salud mental tardíos en las mujeres que han abortado, especialmente si se tiene en cuenta que a mayor calidad de los estudios evaluados se detecta menor asociación entre aborto y riesgo mental de las mujeres que han abortado.

Sin embargo, a nuestro juicio esta revisión tiene la limitación de que considera problemas a largo plazo aquellos que se presentan tras 90 días o más después del aborto, cuando es sabido que los trastornos mentales se pueden presentar incluso varios años después del acto abortivo.

En la cuarta revisión4, la de Priscilla Coleman, se evalúan los posibles trastornos psíquicos de mujeres que han abortado comparándolos con los de mujeres que no lo han hecho. Esta revisión evalúa todos los artículos publicados en lengua inglesa sobre este tema, en revistas sometidas a evaluación por pares, publicados entre 1995 y 2009, de los que seleccionan para su evaluación final 22 artículos, 15 de Estados Unidos y 7 de otros países, que incluyen un total de 877.181 mujeres, repartidas en tres grupos: a) uno de mujeres sanas no embarazadas; b) otro de mujeres embarazadas sanas que han dado a luz un niño vivo normal y c) un tercer grupo, que incluye a 163.831 mujeres que han abortado. Es decir, es un estudio a nuestro juicio lo suficientemente amplio y bien elaborado como para proporcionar adecuada información sobre el tema que estamos considerando.

Lo primero que pone de manifiesto esta revisión sistemática es que las mujeres que han abortado tienen un 81% más de probabilidades de padecer problemas mentales que las que no lo han hecho. Además la posibilidad de sufrir problemas de ansiedad es en ellas un 34 % mayor, y un 37% la de sufrir depresión. También es un 110% mayor la posibilidad de caer en el alcoholismo y un 220% mayor la de consumir marihuana.

Pero a nuestro juicio, el dato más relevante que aporta esta revisión es que, según sus autores, el 10% de las mujeres que padecen algún trastorno de salud mental han abortado con anterioridad a la aparición de los síntomas clínicos.

Como en otras ocasiones, una aportación científica relevante suscita opiniones contradictorias en cuanto a su valía científica se refiere y este también es el caso en la revisión sistemática de Priscilla Coleman.

En efecto, la misma revista que publicó la revisión de Coleman, recoge, en un siguiente número, abundante correspondencia, no siempre favorable al trabajo de Coleman11. No es este el momento de tratar específicamente cada una de las aportaciones referidas, pero si manifestar que en dicho número Coleman da amplia respuesta a cada una de la objeciones planteadas. Lo que sí nos parece de interés es poner de manifiesto que el trabajo de Coleman, en la medida de lo posible, no esta condicionado por sesgos ideológicos que pudieran oscurecer su bondad científica. En efecto, en relación con ello, comenta la autora que “ella no es miembro de ninguna organización política y que su trabajo nunca ha estado promovido por ningún grupo provida.” “Como profesor de una Universidad pública, lo que me motiva es simplemente el deseo de llevar a cabo una investigación de alta calidad:”

Por todo lo anteriormente expuesto, nos parece que las opiniones que en este número se incluyen no pueden cambiar las conclusiones científicas que de la revisión de Coleman pudieran derivarse.

La quinta revisión5 es la de la “Academy of Medical Royal Colleges” y de la “National Collaborating Centre for Mental Health”, publicada en diciembre de 2011. En esta amplia revisión, de 247 páginas, participan una veintena de profesionales o grupos de trabajo, centrando su estudio fundamentalmente en evaluar los trastornos de salud mental en mujeres que han sufrido un aborto legal tras un embarazo no deseado. Es decir, se trata de una muy actual y amplia revisión sistemática.

Las preguntas a la que esta revisión quiere dar respuesta son las siguientes:

1. ¿Cuál es la prevalencia de problemas de salud mental en las mujeres que han abortado?

2. ¿A qué puede deberse que los resultados sobre aborto y salud mental de las mujeres que han abortado sean tan poco concluyentes?

3. ¿Son los problemas de salud mental más frecuentes en las mujeres que han abortado que en las mujeres que tienen un embarazo no deseado y han dado a luz naturalmente?

Sus principales conclusiones son las siguientes:

1. Los problemas de salud mental de las mujeres de la población general después de un parto o después de un aborto son similares.

2. Los embarazos no deseados que terminan dando a luz por vía natural se asocian con un aumento de riesgo de problemas de salud mental.

3. La incidencia de problemas de salud mental en las mujeres con un embarazo no deseado que han dado a luz por vía natural es del mismo orden que la de las que han abortado.

4. El factor predictivo de mayor impacto sobre la posibilidad de que se den problemas de salud mental tras un aborto es la existencia de una historia de trastorno mental previa al mismo.

5. Los autores parecen constar la existencia de factores externos a las mujeres que abortan que puedan asociarse a la mayor incidencia de problemas de salud mental secundarios al aborto, como pueden ser la presión de la pareja para que la mujer aborte, la actitud negativa de la sociedad en general hacia el aborto o experiencias personales negativas de la mujer en relación con el aborto.

6. Desde un punto de vista técnico, los autores sugieren que los meta-análisis realizados para evaluar la posible asociación del aborto con problemas de salud mental de las mujeres son en general de baja calidad y con riesgo de tener sesgos objetivos.

Como consecuencia de todo lo anteriormente expuesto, y con independencia de la posible correlación entre aborto y salud mental de las mujeres que han abortado, los autores subrayan la conveniencia de apoyar psicológicamente a todas las mujeres con un embarazo no deseado, porque tienen un elevado riego de padecer problemas de salud mental, con independencia de cuál sea la forma de resolverlo, pero adicionalmente, si una mujer tiene una actitud negativa hacia el aborto, o muestra una negativa reacción emocional al mismo, o ha sufrido experiencias negativas relacionadas con el aborto a lo largo de su vida, sería recomendable proporcionarles una asistencia profesional o incluso sería aconsejable proporcionarles un tratamiento, pues estas mujeres son más propicias a presentar problemas de salud mental tras el aborto que las mujeres que no han tenido problemas previos.

Con independencia de las cinco revisiones sistemáticas anteriormente comentadas, como hemos referido son muchos los trabajos dirigidos a evaluar la posible relación entre aborto y problemas mentales de las mujeres que han abortado1, que naturalmente aquí no podemos evaluar, pero si queremos detenernos en dos de ellos, el de Ferguson1, por su indudable importancia y el de Munk-Olsen12, por ser, en lo que nuestro conocimiento alcanza, el último importante publicado.

El primero1 se ha realizado a partir de datos extraídos de un estudio longitudinal llevado a cabo con una cohorte de 534 mujeres de la que nacieron 1265 niños, en Christchurch, una región urbana de Nueva Zelanda, a los que se ha seguido desde su nacimiento hasta que cumplieron 30 años.

En dicho estudio se comprueba que, según especifican en otro posterior de los mismos autores, 13 284 mujeres tuvieron 686 embarazos antes de los 30 años, que incluyen 153 abortos, ocurridos en 117 mujeres; 138 embarazos que se perdieron naturalmente, en 95 mujeres; 66 nacidos vivos de 52 mujeres que presentaron reacciones adversas y 329 de 197 mujeres que no mostraron problemas médicos.

Los autores llegan a la siguiente conclusión:

  1. La exposición a un aborto inducido se asocia con un aumento de problemas mentales, entre 1.86 y 7.08 veces superiores, a los de las mujeres que no han abortado.
  2. La perdida de un embarazo también se asocia con un modesto pero evidente aumento de problemas mentales, incremento que se podría cifrar entre 1.76 y 3.30 superiores.
  3. Los nacimientos ocurridos tras un embarazo no deseado o tras reacciones adversas durante el embarazo se asocian con un modesto incremento en el riesgo de problemas mentales, excepto alcoholemia.
  4. La asociación entre problemas mentales tras un embarazo normal es débil e inconsistente.

5. En las mujeres que han abortado el riesgo de tener problemas de salud mental aumenta un 30% en relación con las que no lo han hecho. Además concluyen que los trastornos de salud menta atribuibles al aborto representan entre el 1.5% y 5.5% de la globalidad de los trastornos mentales.

Posteriormente a este estudio los mismos autores publican otro12 en el que comprueban que el 85% de las mujeres que han abortado sufren, al menos, alguna reacción negativa, como puede ser: pena, tristeza, culpabilidad, remordimiento o decepción y un 34% cinco o más reacciones negativas. Pero también hay mujeres que muestran reacciones positivas como, sensaciones de calma, felicidad o satisfacción, un 59.6% muestran una de estas reacciones positivas y un 52.5% detectan tres, destacando el hecho que cerca del 90% de las mujeres que abortaron consideraban después que su reacción fue correcta y solamente un 2% que fue incorrecta.

El segundo estudio al que nos referimos es el de Munk-Olsen11, realizado en Dinamarca y publicado en enero de 2011.

En él se utilizan datos del registro civil danés, que incluye jóvenes y mujeres sin problemas mentales, durante el periodo de 1995 a 2007, que han sufrido un aborto del primer trimestre o el nacimiento de un niño durante este mismo periodo de tiempo, evaluando si estas mujeres han requerido una consulta psiquiátrica hasta 12 meses después del aborto. Los resultados muestran que la incidencia de consultas psiquiátricas por 1000 mujeres-año, en las jóvenes y mujeres adultas, que habían sufrido un primer aborto, fue de 14.6 antes del aborto y de 15.2 después de él. Este mismo índice entre las mujeres que habían tenido un niño tras un embarazo normal fue de 3.9 antes del embarazo y de 6.7 después del parto.

Es decir, el índice de consultas psiquiátricas no difería antes y después de un aborto, pero si se incrementaba significativamente después de un parto normal, lo que a juicio de los autores no apoya la hipótesis de que hay un aumento de problemas de salud metal secundarios a los abortos del primer trimestre y mayores que los de un parto normal.

En este último trabajo de Munk-Olsen y colaboradores, se centran unos críticos comentarios de Priscilla Coleman,14 en los que se apunta que la incidencia de problemas psiquiátricos en la visita previa a un aborto es excesivamente elevada, alredor de tres veces superior a los que presenta la población normal, por lo que Coleman sugiere que dicho incremento puede ser debido a que la mujer ya esta inmersa en el estado de ansiedad que puede darse en los días previos al aborto, tras un embarazo no deseado.

Por otro lado, un dato muy significativo para ella es que los problemas de salud mental son significativamente mas altos después de un aborto (15.2%) que después de un parto normal (6.7%).

Además en este estudio apenas se valoran factores confundientes, pues solamente se incluyen edad y número de embarazos, no teniendo en cuenta otros como, que el embarazo sea no deseado, que la mujer haya sido presionada por otras personas para que aborte, su estado marital, su situación económica, la exposición a violencia u otros traumas, etc. Llama la atención con respecto a este juicio de Coleman, que mucho estudios en los que se evalúa la relación entre aborto y salud mental de las mujeres han sido considerados inadecuados por la APA2 solamente porque algunos de los factores confundientes anteriormente enumerados no hayan sido tenido en consideración.

Además, un aspecto a nuestro juicio muy importante y que no es tenido en cuenta en el estudio de Munk-Olsen12, es que la posible relación entre aborto y problemas mentales no se evalúa en mujeres que han tenido abortos repetidos, que como se sabe son los que más problemas mentales post-aborto presentan.

También es una objetiva limitación de este estudio que solamente se sigue a las mujeres durante un año tras el aborto o parto normal, cuando existe evidencia de que muchos problemas psiquiátricos asociados al aborto no se manifiestan hasta varios años después de que la mujer haya abortado.

Consecuentemente el estudio de Munk-Olsen 12 debería ser evaluado teniendo en cuenta las limitaciones anteriormente enumeradas.

2. Comentarios a las cuatro revisiones anteriormente evaluadas y a los dos trabajos referidos.

1. En primer lugar se constata la existencia de un gran número de estudios que evalúan la relación entre aborto y problemas de salud mental de las mujeres que han abortado, aunque muchos de ellos son de escasa calidad, pues gran parte de los mismos muestran problemas metodológicos significativos.

2. No hay estudios fehacientes que confirmen la existencia de un síndrome post-aborto, pero si que se detecta en gran parte de ellos, aunque con distinta proporción, un aumento de problemas psicológicos en muchas mujeres que han abortado, especialmente si han tenido abortos repetidos.

3. Algunos factores confundientes pueden ser decisivos para evaluar la existencia de problemas de salud mental secundarios al aborto, como pueden ser las características psicológicas de cada mujer, las relaciones interpersonales, principalmente con su pareja, el nivel social y sobretodo problemas mentales previos.

4. Los resultados anteriormente expuestos dejan la puerta abierta a la necesidad de establecer de forma más determinante la posible relación entre aborto y problemas de salud mental de las mujeres que han abortado, especialmente promoviendo estudios prospectivos aleatorios y a doble ciego, que traten de evaluar de forma más objetiva y a largo plazo la posible existencia o no de una relación entre salud metal de las mujeres y aborto y en los que se controlen los factores confundientes, aunque a nuestro juicio la existencia de problemas puntuales de este tipo en mujeres que han abortado parece indiscutible.

5. Pero adicionalmente a todo ello, nos parece de interés afirmar lo siguiente. Por algunos se defiende la existencia de un síndrome post-aborto, que es cuestionado por otros, entre los que nos encontramos nosotros. Por lo que antes de pasar adelante nos parece que es necesario precisar un concepto médico técnico ¿qué se entiende por síndrome en medicina? Se define como tal un conjunto de signos y de síntomas que configuran una enfermedad. Ateniéndonos a esta definición estimamos que no existe un síndrome pos-aborto, pues no creemos que se pueda evidenciar que después del aborto existan un conjunto de síntomas y de signos que constituyan una enfermedad para una mujer que haya abortado, pero lo que sí nos parece es que si existen en muchas mujeres que han abortado trastornos de salud mental que constituyen para ellas una negativa secuela. Es decir, síndrome no, trastorno psicológico, si.

3. COROLARIO

No cabe duda que la posible relación entre aborto y salud mental de las mujeres no está totalmente establecida. A nuestro juicio, ello es fundamentalmente debido a que las circunstancias que rodean a la mujer que ha abortado son muy dispares, lo que puede influir de forma directa a su reacción psicológica ante el aborto. Entre estas circunstancias se pueden considerar: a) la heterogeneidad de los grupos de mujeres que se comparan; b) el inadecuado control de los factores confundientes; c) los sesgos que las muestras puedan tener; d) la inadecuada valoración de la historia médica de las mujeres, especialmente en lo que hace referencia a sus circunstancias reproductivas y a su salud mental; e) el distinto contexto en que el aborto se haya realizado; f) e incluso posibles sesgos en la interpretación de los datos, especialmente condicionados por las características ideológicas de las personas o instituciones que hayan realizado el estudio, circunstancia a la que también nosotros podemos estar expuestos.

Creemos que evaluar estas circunstancias personales, sociales, culturales, etc. es fundamental para objetivar la relación entre aborto y salud mental de las mujeres. Es decir, parece necesario tener en cuenta en todos los trabajos que analizan este problema los factores confundientes, pues estos pueden ser decisivos a la hora de evaluar los resultados.

Gran parte de los estudios que analizan este problema toman en consideración algunos de ellos, pero es muy difícil tenerlos todos en cuenta, dada la multiplicidad existente, lo que indudablemente favorece la diversidad de los resultados publicados.

A nuestro juicio uno de los factores confundientes que puede ser decisivo para evaluar la existencia o no de relación entre aborto y problemas de la salud mental de la mujer que ha abortado, es la percepción que ella pueda tener de lo que significa el aborto, es decir si se ha percatado o no que con cada aborto se termina con la vida de un ser humano, y en este caso de un hijo suyo, lo que indudablemente, puede ser un factor decisivo para el desarrollo de problemas psicológicos en dichas mujeres.

Bibliografía

1. Fergusson D M, Horwood L J and Boden J M., “Abortion and mental health disorders: evidence from a 30-year longitudinal study”. British Journal of Psychiatry 193; 444-451, 2008.
2. Council of Representatives of the American Psychological Association (APA).
Report on the Task Force on Mental Health and Abortion. American Psychological Association. Washington, DC, 2008.
3. Charles V E, Polis C B, Sridhara S K, et al., “Abortion and long-term mental health out comes: a systematic review of the evidence”. Contraception 78; 436-450, 2008.
4. Coleman P K., “Abortion and mental health: quantitative synthesis and analysis of research published 1995-2009”. British Journal of Psychiatry 199; 180-186, 2011.
5. Academy of Medical Royal Colleges. National Collaborating Centre for Mental Health. Induced abortion and mental health. A systematic review of the mental health outcomes of induced abortion, including their prevalence and associated factors. London. December 2011.
6. Major B, Appelbam M, Beckman L et al., “Abortion and mental health. Evaluating the evidence”. American Psychologist 64; 863-890,2009.
7.  Talf AJ and Watson L F., “Depression and termination of pregnancy (induced abortion) in national cohort of young Australian women: A confounding effect of women‘experience of violence”. BMC Public Health, 8(75). Retrieved from http://www.biomedcentral.com/1471-2458/8/75.
8. Dingle K, Alati R, Clavarino A et al., “Pregnancy loss and psychiatric disorders in young women: An Australian birth cohort study”. The British Journal of Psychiatry 193; 455-460, 2008.
9. Pedersen W., “Abortion and depression: A population-based longitudinal study of young women”. Scandinavian Journal of Public Health 36; 424-428, 2008.
10. Steinberg J and Russo N F., “Abortion and anxiety: what’s the relationship?”
Social Science and Medicine 67; 238-252, 2008.
11. Author’s reply: Priscilla K Coleman, The British Journal of Psychiatry 200; 79-80,2012.
12.  Munk-OlsenT, LaursenT M, Pedersen C B, et al., “Induced First-trimester abortion and risk of mental disorder”, The New England Journal of Medicine 364; 332-339, 2011.
13. Ferguson DM, Horwood LJ, Boden J M., “Reactions to abortion and subsequent mental health”. The British Journal of psychiatry 195; 420-426,2009.
14. Coleman P K., “There are mayor problems with study showing no link between abortion, mental health problems”. Life Site News.com.27-I-2011.

¿Cómo citar esta voz?

Sugerimos el siguiente modo de citar, que contiene los datos editoriales necesarios para la atribución de la obra a sus autores y su consulta, tal y como se encontraba en la red en el momento en que fue consultada:

Aznar, Justo, ABORTO Y SALUD MENTAL DE LA MUJER, en García, José Juan (director): Enciclopedia de Bioética.

El “Aborto Terapéutico” a la luz de la Encíclica Evangelium Vitae
y el embrión como persona desde su concepción

Autor: Josef Seifert

 

ÍNDICE:

Introducción
1. Explicar el respeto moral absoluto debido al embrión humano
2. El embrión como persona humana desde su concepción
3. Ser persona desde la concepción
Notas y Bibliografía

Introducción

El “aborto terapéutico” es sin duda, no obstante sus aspectos meramente empíricos-médicos, sobre todo un tema para la ética, antropología filosófica y ética.1 En el siguiente trabajo presentaremos el aborto terapéutico, que es una matanza directa de un embrión que se juzga necesaria para la salud o supervivencia de la madre, en el contexto de la pregunta sobre el inicio de la vida humana, porque un argumento principal a favor de abortos es sin ninguna duda la opinión que el embrión humano, por lo menos durante las primeras semanas de la gravidez, no es una persona humana todavía. Evangelium Vitae, enseñando que el embrión humano tiene que ser tratado como persona desde su concepción, no sólo enseña que cualquiera matanza directa de un embrión es un crimen gravísimo, sino decididamente implica que el embrión es en verdad una persona ya desde su concepción. Aunque Tomás de Aquino niegue esto, sigue de sus argumentos a favor de la animación tardía – leídos en la luz del desarrollo actual de la biología, filosofía y doctrina de la Iglesia – que en realidad el embrión humano es una persona humana desde su concepción. Hay muchos argumentos que aduciremos a favor de que cada aborto de verdad es una matanza de una persona humana inocente, pero primero discutiremos uno de los argumentos en contra cada aborto que no requiere la evidencia que el embrión humano es una persona pero para cuál es suficiente que él podría ser una persona.

1. Explicar el respeto moral absoluto debido al embrión humano incluso si solamente ‘podría ser’ o ‘probablemente es’ una persona humana

La prohibición absoluta de cometer un aborto no requiere una semejantemente absoluta evidencia teórica que realmente el embrión es una persona.2 Es suficiente de saber que él puede ser uno: la mera probabilidad o posibilidad sesuda que estamos frente a una vida humana inocente es suficiente para que nuestro acto de matarlo ciertamente sea moralmente malvado.

La encíclica Evangelium Vitae parece implicar, en algunos pasajes, una tal fundación para afirmar el desorden moral grave del aborto, por ejemplo, donde dice:

Por lo demás, está en juego algo tan importante que, desde el punto de vista de la obligación moral, bastaría la sola probabilidad de encontrarse ante una persona para justificar la más rotunda prohibición de cualquier intervención destinada a eliminar un embrión humano. (N. 60)

Estas afirmaciones valen también en otros casos. Si tenemos buena razón – por ejemplo cazando – de sospechar que un objeto móvil detrás de un arbusto podría ser una persona humana en vez de ser un oso, está no sólo probablemente pero ciertamente inmoral de pegar un tiro a este objeto. Es decir la inmoralidad evidente del asesinato como tal, y la mera probabilidad que nosotros podríamos causar la muerte de una persona humana inocente, serían suficientes para hacer nuestro acto moralmente malo en absoluto.

2. El embrión como Persona Humana desde su concepción

No obstante esto nos preguntamos: ¿No hay – en forma de una evidencia más positiva del ser persona del embrión desde el inicio de su vida – una fundación más clara y más incontrovertible para esta norma moral reiterada por la encíclica Evangelium Vitae que condena cualquier aborto (incluso en el caso de un conflicto entre la vida de la madre y del bebé)? Para responder a esta pregunta, debemos recordar que no son sólo los materialistas y los “actualistas” que ponen en duda el estado del ser persona del no nacido, pero también Tomás de Aquino y algunos Tomistas contemporáneos. La encíclica misma habla en relación a este punto “de los debates científicos y de las mismas afirmaciones filosóficas en las que el Magisterio no se ha comprometido expresamente” (EV 60). No obstante esto defenderé la tesis que la misma encíclica enseña por implicación, que el embrión humano es persona desde su concepción.

2.1 Tres argumentos contra la afirmación del ser persona del embrión desde el inicio de su vida y breves respuestas

La pregunta si o no el embrión humano es una persona desde su concepción es una pregunta disputada, incluso entre ellos que convengan que el embrión humano debe tener, desde su concepción, la protección completa por la ley moral y estatal. Hay por lo menos tres objeciones ontológicas-antropológicas fundamentales contra el ser persona del embrión desde su concepción:

1) La primera deriva de una filosofía materialista según la cual el ser persona de un ente humano consistiría solamente en los acontecimientos cerebrales, o por lo menos sería nada que una consecuencia de ellos. Si esa posición fuese verdad, por supuesto el embrión no podría ser persona durante las primeras seis semanas o, si se requiere un cerebro llenamente funcional, no sería persona incluso durante el primer año de su vida extrauterina, pero un tal materialismo es tan flagrantemente falso y opuesto a la visión del hombre de Evangelium Vitae que no lo trataremos aquí.3

2) El mismo rechazamiento del ser persona del embrión sigue también de un tipo de actualismo filosófico que exija que siendo una persona depende de una actividad consciente y no consista en un ser substancial y ontológicamente independiente de los actos humanos. De tal actualismo seguiría que quien no actúa como persona no es persona.

Contra tal actualismo uno debe afirmar: La persona es una sustancia, es decir, ella es un último sujeto que está en sí mismo en el ser y no es una sola función de una otra cosa. La persona humana individual en la cual se fundan las facultades del intelecto, del libre albedrío y otros, que pertenecen esencialmente a la persona, existe llenamente aun cuando sus facultades no pueden ser usadas. El alma substancial de la persona y sus energías y facultades fundamentales preceden todas sus actualizaciones y son enteramente irreducibles a sus actualizaciones. Por lo tanto uno puede nunca concluir que no hay una persona porque ella no puede actuar como persona humana.4

3) Una tercera tesis ontológica que termina con negar el ser persona del embrión recién concebido es la de Tomás de Aquino y otros. Su argumento es eso: para recibir un alma racional, se requiere un cierto desarrollo del cuerpo. Aunque Tomás y la mayor parte de los Tomistas rechaza elaborto bajo cualquier circunstancia, sus enseñanzas conducen en la discusión actual a una cierta cantidad de confusión y de incertidumbre en círculos pro-vida y convencen a algunos que por lo menos “el aborto terapéutico” durante el primer trimestre, especialmente en una sociedad democrática pluralista secular, debería ser admitido.

Pues que la opinión de Tomás posee tan alto peso con los lectores de Evangelium Vitae, querríamos investigar su teoría en más detalle. Como Santo Tomás de Aquino mismo nunca quiere defender la mera “opinión de una cierta escuela” sino solamente la verdad, su punto de referencia absoluto, debemos preguntar: ¿Es esta teoría verdad?

2.2 Entender los argumentos biológicos, filosóficos y teológicos de Tomás de Aquino por la “animación tardía” como Pruebas que La vida humana es personal desde su concepción

Quisiera demostrar que hoy en día una defensa de la enseñanza Tomista sobre la animación gradual contradice a Tomás de Aquino mismo y está además anacrónica y falsa. Utilizaré cinco argumentos para demostrar que el embrión ya es persona desde su concepción. La mayor parte de estos argumentos derivan de los propios principios de Tomás de Aquino mismo, teniendo en cuenta, sin embargo, los conocimientos científicos y religiosos posteriores que representan razones fuertes contra la teoría de la animación tardía.

Hay varias verdades – algunas conocidas por una filosofía aplicada a los hechos científicos, otras recibidos de la fe que él profesó, que incitarían indudablemente a Tomás de Aquino hoy rechazar clara- e inequívocamente cualquier enseñanza de la animación tardía.

2.3 La necesidad que el cuerpo tenga una forma humana específica para recibir el alma humana espiritual: ¿argumento en contra, o argumento a favor, del ser persona del embrión desde la concepción?

La primera razón por cuál Santo Tomás enseña la animación tardía5 está en sí mismo muy hermosa y verdadera, pero su aplicación a la tesis de la animación tardía se funda sobre una base biológica débil y errónea. Sabemos ahora que la estructura y formación del cuerpo distintamente humano qué Santo Tomás juiciosamente requirió para la animación con un alma racional, ¡existe desde el inicio del ser vivo al nivel del código genético! El principio que ha forzado Santo Tomás a creer en la infusión del alma después de la concepción, porque él pensaba que el embrión al inicio sería una pura masa informe, que consistiría de la sangre menstrual mezclada con semen, indudablemente es verdad, porque una masa informe sin duda no podría recibir un alma racional; si esta biología primitiva fuese verdad, nosotros igualmente seríamos forzados afirmar la infusión del alma racional después del momento de la concepción. Pero como la verdad es el contrario, el mismo principio exige el reconocimiento de la personalidad del embrión desde su concepción.

Tomás explica que la recepción de un alma requiere un cierto nivel precedente de la formación del cuerpo.6 ¡Siendo esto perfectamente verdad, ahora sabemos exactamente que el nivel de la formación requerido para que el cuerpo pueda recibir un alma racional existe ya a partir del instante mismo de la concepción del embrión humano!

2.4 La identidad de la vida humana requiere la identidad del ser humano desde la concepción hasta la muerte y la unicidad de la ”humana forma corporis“

Dada la identidad del ser humano, no podemos afirmar que en la misma entidad biológica precede a la persona humana un ser vivo no racional y por ende no humano. Gregorio de Nyssa formula en modo verdaderamente genial, que esto significaría que “yo mismo sería antecedente a mí mismo“:

Puesto que el hombre que consiste en alma y cuerpo es un ser único, afirmamos que allí se debe atribuir a él un principio común único de su existencia, a fin de que no se encuentre siendo antecedente y anterior a sí mismo.7

Esta visión es mucho más cerca la tesis Tomista de la unicidad de la forma (alma) del cuerpo humano que la tesis de la animación tardía. Mientras que esta unidad del ser humano permite una cierta no-identidad con el alma racional de la vida biológica de cada célula y de órganos aislados del cuerpo,8 no admite que el ser humano sería primero concebido como una planta, después se trasformaría en un animal, y finalmente en una persona. ¡No puede ser que yo mismo viví en el útero de mi madre como planta o animal hasta que comencé a vivir como persona un mes más tarde que el inicio de mi vida y de mi concepción!

Hay una unidad profunda de la vida humana desde la concepción la cual permite que digamos que yo fui concebido en tal y tal día o en tal y tal hora, existían tales y a tales problemas durante mi embarazo, etc. Subyacente esta descripción de la vida humana encontramos un significado personalista profundo.

2.5 La dignidad de la persona humana excluye que hemos sido una vez un animal

La dignidad de la persona humana excluye que hemos sido una vez una planta, después un animal así que nuestra mamá ha concebido un árbol, después tenido bajo su corazón un cerdo o una vaca, y que nuestra alma y identidad humana entró en un cuerpo vivo que durante algún tiempo era el cuerpo de un animal. La persona religiosa sentirá la contradicción profunda a la dignidad de la persona, si considera las consecuencias de esto: María no era esencialmente diferente de un animal en el útero de Santa Ana. El son blasfemo de esta declaración puede ser explicado porque la dignidad de la persona humana requiere la identidad de un solo sujeto desde la concepción hasta a la muerte.

2.6 Un entendimiento propio y personalista de la generación de la persona humana exige la plena humanidad del concebido

Sigue inmediatamente un nuevo argumento que tiene un aspecto genético empírico, pero también un significado personalista profundo. San Máximo el Confesor, que rechazó la teoría de la animación gradual, expresó este punto muy bien:

Si tu afirmas que [el embrión humano] tiene solamente un alma nutritiva que dirige su crecimiento, entonces ciertamente … nuestro cuerpo al inicio será el de una planta, y no de un hombre. Y cómo un varón podría ser el padre de una planta no puedo comprender, …, puesto que en este caso evidentemente el embrión no poseería la naturaleza humana. Si, … tú asignas solamente un alma sensible al embrión, entonces desde la concepción el embrión humano tendrá claramente el alma de un caballo o de un buey o de algún otro animal de la tierra o del aire, y así … el varón no será el padre de un ser humano en la primera unión [del alma con el cuerpo], pero de una planta o de un animal. ¿Qué podría ser más absurdo o loco que esto?9

Este argumento no es un mero argumento bio-filosófico. Señala la indignidad de la paternidad y maternidad, si lo qué los padres engendran no fuese un ser humano sino una planta o un animal. La idea que una madre, incluyendo la madre de María, habría concebido un animal que llegó a ser solamente más adelante humano, 10 constituye un ataque contra la dignidad de cada persona humana y la de la maternidad y paternidad humana. ¡La grandeza de la persona requiere que una persona sea una persona desde el principio de su existencia!11.

2.7 El primer argumento teológico: La validez de la observación del Aquinate de la contradicción lógica entre la enseñanza de la inmaculada concepción y la infusión posterior del alma racional

Santo Tomás mismo enseña que la consecuencia de la teoría de la animación tardía es la negación de la Inmaculada Concepción de la virgen. Según Tomás, y en esto él tiene obviamente razón, es imposible afirmar la inmaculada concepción si se infunde el alma racional de la Virgen, como él enseña, más adelante que la concepción, porque según esta teoría en el instante de la concepción María tuvo un alma puramente vegetativa y ni esa ni su alma posterior de un animal (que habría seguida el alma vegetativa) habría sido capaz de pecado original o de gracia. ¡Un alma de un animal claramente no está capax gratiae!12 Tomás mismo afirma en varias ocasiones que su teoría filosófica sobre la animación tardía, no compartida por todos sus contemporáneos, es incompatible con la enseñanza de la inmaculada concepción, que en su tiempo no había sido declarado todavía como dogma.13

Sin embargo, si la consecuencia lógica necesaria de su teoría es la negación de un dogma, no solo como filósofos sino igualmente como católicos debemos rechazar la enseñanza de la animación tardía como falsa. Por lo tanto sigue que como Santo Tomás indudablemente habría aceptado en su fe que la doctrina dogmática de la inmaculada concepción es verdad, Tomás habría rechazado hoy su teoría de la animación tardía. Juzgándolo imposible que el alma de María fue creada de una manera enteramente diferente del resto de la humanidad, él ve la contradicción necesaria y lógica entre la enseñanza de la animación tardía y la fe que María fue concebida sin pecado porque ambos la capacidad al pecado original y la gracia requieren metafísica- y necesariamente un alma humana racional. Esto Tomás explica en muchos lugares.14http://www.worldlingo.com/SjGle6L4544_Ov,v6eynmGhzzkIOsZ,Bd/msowin11?service=WorldLingo_EN-ES&lcidFrom=1033&lcidTo=3082&lcidUI=1033&t=667E658B-C2A6-57E4-7EE8-F22EC754B22C - _ftn2 Él formula el mismo principio también cuando él habla sobre el profeta Jeremía.15

2.8 La absolutez moral del respeto por la vida exigida por Evangelium Vitae como prueba teológica del ser persona del niño desde su concepción

Evangelium Vitae 60 afirma, en una manera solemne, citando Donum Vitae (I, C. 79), que “El ser humano debe ser respetado y tratado como persona desde el instante de su concepción y, por eso, a partir de ese mismo momento se le deben reconocer los derechos de la persona, principalmente el derecho inviolable de todo ser humano inocente a la vida.Esta formulación indica mucho más que una posibilidad condicional que el embrión sea persona. Si el embrión no fuese persona desde el inicio, Evangelium Vitae sería culpable de un error serio al insistir que la vida humana debe ser, a partir del momento de la concepción y sin cualquier excepción, objeto de un respeto incondicional por la persona!, y de decir (ibíd., 45): “El valor de la persona desde su concepción es celebrado [énfasis mía) …”, o: “…las mismas conclusiones de la ciencia sobre el embrión humano ofrecen una indicación preciosa para discernir racionalmente una presencia personal desde este primer surgir de la vida humana: ¿Cómo un individuo humano podría no ser persona humana?” (ibid., 60)16

3. Ser persona desde la concepción y el mal intrínseco de cualesquiera forma del aborto según Evangelium Vitae - contestar a objeciones

Mientras que el argumento fundado sobre la mera probabilidad que el embrión podría ser una persona se encuentre en Evangelium Vitae, su declaración solemne, que condena cada aborto a partir de la concepción como intrinsece malum (ibíd., 62), implica que el embrión humano desde el principio de su existencia ES de hecho esencialmente una persona en el cuerpo, espíritu encarnado:

Por tanto, con la autoridad que Cristo confirió a Pedro y a sus Sucesores, en comunión con todos los Obispos … declaro que el aborto directo, es decir, querido como fin o como medio, es siempre un desorden moral grave, en cuanto eliminación deliberada de un ser humano inocente.17

Juan Pablo II insiste que incluso en el caso más dramático de un aborto terapéutico – del peligro a la vida de la madre – la matanza deliberada del feto es intrínsecamente y siempre mal!18

Ningunas de las “razones terapéuticas” de justificar el aborto, ni de la vida y salud de la madre, ni los argumentos eugénicos de la mala salud del embrión pueden justificarlo de hecho: Evangelium Vitae condena clara- e inequívocamente, con Gaudium et Spes,19 el “aborto terapéutico” como ataque a la vida humana, como “un acto intrínsecamente malvado” y además lo llama, junto con El Concilio Vaticano II, un “crímen nefando.” Así podemos leer la Evangelium Vitae como un grandioso testimonio en favor del valor indecible y la inmensa dignidad de cada ser humano que siempre manda el respeto incondicionado por la persona humana en todos los estados de su vida.

NOTAS y BIBLIOGRAFÍA

 

1 Por ende la siguiente afirmación final sobre el aborto terapéutico es totalmente insostenible:

“No se necesitan la filosofía, ni la teología, ni el consecuencialismo, ni la ética situacional, ni la discursiva, ni la bioética.”

Carlos y Valenzuela, Rev. Méd. Chile 2003; 131: 562-568: “Ética científica del aborto
terapéutico”.

Véase la excelente carta de Jorge Ugarte Vial: 2010-12-18/Cartas al Director de El Mercurio; Jueves 16 de Diciembre de 2010, que demuestra el rol indispensable de distinciones filosóficos no solo para el juicio legislativo y ético sobre el aborto terapéutico sino ya para entender en qué consiste, y la explicación muy convincente de Sebastián Piñera en la entrevista impresa en La Tercera del 27 de Diciembre 2010: “Piñera explica su oposición a proyectos de aborto terapéutico”. El mandatario hace la misma distinción fundamental hecha por Ugarte entre un matanza directa del no-nacido y una acción médica que directamente sirve la Mamá aunque tenga efectos negativos para el bebé, y añade al imperativo ético que corresponde totalmente al mensaje de Evangelium Vitae, diciendo que nunca apoyará una iniciativa “cuyo objetivo sea matar la vida del niño que está por nacer.” El tema se está discutiendo muchísimo en Chile en el presente momento (véanse por ejemplo las cartas sobre el tema en el Mercurio de Jueves 06 de Enero de 2011), pero los límites de este artículo no me permiten de entrar directamente en este debate.

2 Seria semejante al caso de un paciente con un infarto irreversible del cerebro. Véanse Josef Seifert, „Is ‘Brain Death’ actually Death?” The Monist 76 (1993), 175-202.

3 Véanse Ludger Hölscher, The Reality of the Mind. St. Augustine's Arguments for the Human Soul as Spiritual Substance (London: Routledge and Kegan Paul, 1986), y Josef Seifert, Das Leib-Seele Problem und die gegenwärtige philosophische Diskussion. Eine kritisch-systematische Analyse (Darmstadt: Wissenschaftliche Buchgesellschaft, 21989).

4 Ver Stephan Schwarz, The Moral Question of Abortion (Chicago: Loyola University Press, 1990).

5 Y por esta misma razón, pues veremos, rechaza la enseñanza del concepto inmaculado de la Vírgen María.

6 Tomás de Aquino, Summma Theologica, Prima Secundae, qu. 11, 3, ar. 7, co.

7 Santo Gregorio de Nyssa, De hominis opificio, 29.

8 Véanse Josef Seifert, Leib und Seele. Ein Beitrag zur philosophischen Anthropologie (Salzburg: A. Pustet, 1973); Das Leib-Seele Problem und die gegenwärtige philosophische Diskussion. Eine kritisch-systematische Analyse (Darmstadt: Wissenschaftliche Buchgesellschaft, 21989).

9 San Maximus el Confesor, Ambiguorum Liber. Contra eos qui corpora ante animas existere affirmant (PG 91, 1338).

10 Santo Tomás hace una única excepción de esta teoría de la animación tardía: Jesucristo, quien – porque posee una naturaleza divina eterna – no puede ser un animal y por lo tanto según Santo Tomás es persona desde el primer momento de su existencia.

11 No puedo mostrar aquí que también algunos de los argumentos más fuertes a favor de la encíclica Humanae Vitae tan querida por Papa Juan Pablo II no pueden entenderse bien sin esta base antropológica y metafísica. Véanse Josef Seifert, „Una reflexión filosófica y una defensa de Humanae Vitae. El don del amor y de la nueva vida,“ in: Benedicto XVI, Karol Wojtyla, Carlo Cafarra, Antonio Me Rouco Varela, Angelo Scola, Livio Melina, Alfonso López Trujillo, Fernando Chomali, Josef Seifert, A cuarenta años de la Encíclica Humanae Vitae, Cuaderno Humanitas No 19, Pontificia Universidad Católica de Chile, Octubre 2008, pp. 49-59.

12 Tomás defiende también otros argumentos puramente teológicos contra la Inmaculada Concepción, por ejemplo en In III Sententiarum, Ds-3, qu. 1, Art. 1B, CO.

13 Véanse Tomás de Aquino, QUODLIBETA I, XI, N.-6, qu. 5, ar. 1, co.; In III Sententiarum, dist. 3, qu1, ar 1,A, co; In III Sententiarum, dist. 3, qu. 1, art. 1, B co.     

14 Por ejemplo, en Compendium Theologiae, lib. I, cap. 22, 4.

15 In Hieremiam, cap. 1, LC, 3.

16 Donum Vitae, AAS 80 (1988), 78-79.

17 Véanse también: “el aborto procurado es la eliminación deliberada y directa, como quiera que se realice, de un ser humano en la fase inicial de su existencia, que va de la concepción al nacimiento” (58); „ la eliminación deliberada de un ser humano inocente“(58)

18 Así, la teoría de la animación tardía contradice no sólo al dogma de la inmaculada concepción pero también a la infalibilidad general de la enseñanza de la iglesia en materias morales y dogmáticas y especialmente a Evangelium Vitae.

19 Const. past. Gaudium et spes, sobre la Iglesia en el mundo actual, 51: “Abortus necnon infanticidium nefanda sunt crimina”.

¿Cómo citar esta voz?

Sugerimos el siguiente modo de citar, que contiene los datos editoriales necesarios para la atribución de la obra a sus autores y su consulta, tal y como se encontraba en la red en el momento en que fue consultada:

Seifert, Josef, ABORTO TERAPÉUTICO, en García, José Juan (director): Enciclopedia de Bioética.

BIENVENIDOS A LA ENCICLOPEDIA

 

clip image001

Con gran alegría comunicamos a nuestros Lectores de la Enciclopedia que en el mes de Mayo de 2018, hemos superado las 2.500.000 VISITAS y ya contamos con 145 VOCES en el contenido de esta enciclopedia.

 

Felicitamos y agradecemos sinceramente a nuestros distinguidos AUTORES por su GENEROSIDAD al compartir sus conocimientos mediante nuestra enciclopedia virtual, obra fundada en MAYO de 2011.

 

También reconocemos la colaboración de nuestros lectores cuyas visitas nos motivan a continuar con este trabajo. 

Nos empeñamos de ofrecer un servicio a la Cultura de la Vida. La Bioética, nueva ciencia de la vida humana, es una disciplina que convoca los estudios de las más variadas ramas del saber: la biología, la medicina, la psicología, el derecho, la filosofía, la teología, etc.

 Ojalá encuentres en estas "voces" respuesta a tus inquietudes. Somos conscientes de que nuestro tiempo necesita volver a la "pasión por la verdad". Sólo ella nos hace libres. Nos da alas para volar al don inmenso del amor, que se vuelve responsabilidad por el otro, el más débil e indefenso.

La Universidad quiere hoy ser más todavía, testimonio de luz, ámbito comunitario de búsqueda y contemplación de la verdad. La compartimos con ustedes.

 


 Galeria de Videos

 

Desarrollo Sostenible

Roboetica

 

Visitas totales

Visitas del artículo
29822550

Usuarios online

Hay 566 invitados y ningún miembro en línea

Enciclopedia de Bioética

La Enciclopedia es una obra de consulta dinámica, gratuita y universal. Está dirigida a los alumnos, docentes, investigadores y público en general que deseen profundizar en la variada y rica temática de la Bioética.

Contacto

  • Av. José Ignacio de la Roza 1516 Oeste - Rivadavia
    C.P. 5400 - San Juan, Argentina
  • Tel: +54 264 4292300
  • info@uccuyo.edu.ar